Entrevista al Dr. Manuel Codes de Villena

Entrevista al Dr. Manuel Codes de Villena, Jefe de Oncología Médica del Hospital Virgen Macarena de Sevilla.”

¿Qué le llevó a dedicarse al mundo de la Medicina?

Realmente fue mi padre la figura más importante que me inculcó la vocación por la Medicina desde pequeño. Él era sanitario, ATS, y fue un enamorado de la Medicina pero no llegó a ser médico nunca por la época que le tocó vivir. Vio reflejada en mí esa vocación y fue determinante en mi decisión de elegir Medicina, porque desde pequeño me inculcó la carrera.

¿Por qué eligió la Oncología cómo especialidad?

La verdad es que al principio fue un hecho absolutamente casual. Entré en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla en 1974 como residente en Medicina Interna, que era lo que me había gustado desde siempre. A mí gustaba la clínica y lo que era todo el tema de diagnóstico de Medicina Interna. Por aquel entonces había un oncólogo, el doctor Duque, que en 1977, cuando terminé mi residencia, me ofreció la posibilidad de iniciar con él Oncología Médica, debido a la gran demanda que ya había por aquel entonces de la especialidad. Lo pensé en 24 horas y me decidí por hacer Oncología. Con el tiempo veo que no me equivoqué en la decisión, es una especialidad apasionante que me ha llenado de satisfacción en todos los aspectos, desde el punto de vista humano, científico y personal.

¿Cómo se ejercía la Oncología a finales de los 70?

La verdad es que aquella época fue bastante difícil, había tal riqueza de conocimientos que el ponernos al día era muy complicado. También fue muy bonita, por cómo se entendía la Medicina por aquel entonces, y heroica, de total dedicación, tanto en el propio hospital como en casa a la hora de estudiar y de dedicarle muchas horas a la especialidad. La Oncología española era una gran familia, nos conocíamos todos los oncólogos del país y trabajábamos de una manera apasionada. Desde entonces han cambiado muchísimo las cosas. En esos años recuerdo que iba por las plantas buscando enfermos oncológicos, porque la Oncología no existía como especialidad. El resto de especialidades, como Cirugía y Medicina Interna, te consideraban como quimioterapeuta, una persona que ponía ciertos medicamentos al cáncer con unos resultados muy pobres y que producían muchos efectos secundarios. Esto, afortunadamente, a lo largo todos estos años y gracias al esfuerzo de la Oncología, ha cambiado radicalmente y ahora es tremendamente respetada en todos los hospitales y cotizada tanto a nivel humano como a nivel científico.

¿En qué tipo de cáncer está especializado?

En 1984 realicé mi tesis sobre “Determinación de Receptores Hormonales en Cáncer de Mama” y tuve el privilegio de que fue premiada. Desde entonces estoy más dedicado al cáncer de mama, porque el estar al día en todos los campos de la Oncología, en todas las patologías, es imposible con la cantidad de publicaciones y de información bibliográfica que existen. Continúo teniendo tengo una labor asistencial que en ningún momento he dejado, aunque esté desempeñando el cargo de Jefe de Servicio y de Director de Unidad de Gestión Clínica. No quería dejar de ver pacientes, que es lo que realmente me gusta, y tengo tres días a la semana consulta en mi Hospital.

¿Qué avances o investigaciones ha hecho usted en este ámbito?

Pertenezco a los dos grupos más importantes de investigación que hay en España en cáncer de mama, el GEICAM y SOLTI y participamos de una manera activa en muchos ensayos clínicos en todas las líneas, tanto de adyuvancia y neoadyuvancia, como de enfermedad metastásica. En este cáncer creo que hemos cambiado de una manera clara y contundente la historia natural de la enfermedad. Me atrevería a decir que lo hemos cronificado y podemos hablar de cáncer de mama crónico, gracias a todo el campo de fármacos nuevos que disponemos y de las estrategias que hacemos en el tratamiento de la enfermedad, por lo que podemos decir que hay muchos pacientes que curamos y cuyo proceso resolvemos. Aún así, existen subgrupos de pacientes dentro del contexto global del cáncer de mama de peor pronóstico y todavía estamos muy lejos de conseguir el control de este subtipo, pero en líneas generales hemos cambiado la historia del cáncer de mama. Estoy convencido que la enfermedad la estamos cronificando y en un tiempo no muy lejano quizás podamos hablar de un alto porcentaje de curación en esta patología.

Además de ejercer como médico en el hospital, también es profesor de la Universidad de Sevilla. ¿Qué es lo más importante que los futuros médicos deben conocer de esta profesión?

Me llena de satisfacción impartir docencia y estar en contacto con estas personas que son el futuro de la Medicina en España. Considero que formación, asistencia e investigación tienen que ir de la mano para el desarrollo de un buen oncólogo. A mis alumnos lo que les digo es que no le pierdan la cara al paciente. El mundo de la informática y la tecnología han hecho que se separe la relación médico-enfermo de una manera bastante importante y no debe ser así porque, bajo mi punto de vista, todo buen médico debe mantener la relación directa con el paciente y la confianza para que te cuenten sus problemas con total tranquilidad. Por lo que respecta a la docencia de pregrado, está todavía muy lejos del concepto ideal que tenemos los oncólogos, aunque se está trabajando en este tema para conseguir que la docencia pregrado la impartan los oncólogos médicos y no profesores de medicina general que no disponen de los conocimientos específicos.

¿Cuáles son los tumores más frecuentes en la actualidad?

Actualmente el cáncer de mama, el cáncer de pulmón y el cáncer colorrectal son las tres patologías más prevalentes que ocupan el 70-80% de una consulta de Oncología Médica. Quizás esta incidencia aumentada puede estar en relación con medios ambientales, con el tipo de vida que hoy en día se hace, más sedentaria, y la dieta, poco equilibrada. Además está el tabaco que es un punto que hay que tener absolutamente claro: si desapareciera, probablemente el cáncer de pulmón sería anecdótico. Creo que es importante poner en marcha medidas higiénico-dietéticas y llevar una dieta sana para intentar controlar sobre todo estos tipos de tumores que son los más frecuentes.

¿Cuáles son los más difíciles de superar?

Los cánceres más difíciles de superar son aquellos que se diagnostican en una fase más avanzada. Hoy día disponemos de un arsenal de posibilidades y técnicas para diagnosticar precozmente muchos tipos de tumores. Pero hay otros que siguen diagnosticándose en una etapa tardía y esos son los que yo hablaría de incurabilidad. Por ejemplo, el cáncer de páncreas, que muchas veces se presentan de manera tardía en fase avanzada y las posibilidades de curación son escasas. También ocurre con algunas localizaciones digestivas, algunos cáncer de colon y de pulmón. La fase temprana es el éxito de la posibilidad de curación de todos estos tumores.

Ha realizado numerosos ensayos, investigaciones y estudios sobre el cáncer. ¿Están los enfermos dispuestos a participar en este tipo de ensayos clínicos?

La relación en cáncer entre pacientes y oncólogos es muy directa y esto hace que se cree una relación de confianza absoluta en su médico. Cuando un profesional invita a un paciente a participar en un ensayo clínico, un alto porcentaje de los enfermos aceptan esta decisión cuando se lo explicas de una manera clara, concisa explicándole las posibilidades y las ventajas que tiene que un paciente participe de un ensayo clínico. Soy un defensor de esto y pienso que la relación entre el oncólogo y el paciente es lo que consigue esa disponibilidad de un paciente para participar en un ensayo.

¿Cuáles son las líneas de investigación abiertas en tratamientos de cáncer más prometedoras?

Sin duda la quimioterapia ha tocado techo en el campo de la Oncología Médica y todas las líneas de investigación, casi en el total de patologías, van dirigidas al campo de las dianas moleculares. Muchas de estas vías que se están desarrollando en cáncer de mama, de pulmón o de riñón son tremendamente prometedoras y atractivas e irán controlando el proceso tumoral a lo largo de los años.

¿Qué echa de menos a nivel sanitario o qué se podría mejorar en la sanidad española para lucha contra el cáncer y mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos?

Realmente creo que hoy en día existe una concienciación por parte de la Administración de la importancia del paciente oncológico y de la importancia de controlar la enfermedad. Echo de menos que haya algunas comunidades en las que no tenemos probablemente el soporte económico, sobre todo a nivel de recursos humanos en comparación con otras Comunidades Autónomas. Por ejemplo, Andalucía creo que está por detrás de otras comunidades como Madrid, Cataluña o País vasco, ya que no disponemos del número de especialistas necesarios para ofrecer a un enfermo la mejor asistencia en tiempo, dedicación y sobre todo suministrarle la mejor calidad de vida posible.

¿Qué opina sobre el copago sanitario? ¿Qué otras opciones existen para acabar con el déficit de nuestro Sistema Nacional de Salud?

No creo que exista en España una mentalidad a nivel del ciudadano para el copago sanitario. Creo que la solución tendrá que pasar por hacer una medicina mixta, entre la pública y la privada, sobre todo a nivel de determinadas compañías aseguradoras, donde posiblemente por ahí estará el futuro y consecuentemente una mejor atención al paciente.

¿Cómo concilia su vida profesional con la personal?

Es difícil. Creo que el tiempo que uno le dedica a su carrera muchas veces te desborda y esto es a costa de robar horas a tu propio tiempo libre y a tu vida familiar. Yo procuro buscar el equilibrio y ahora, con los años que llevo, es más fácil sacar tiempo para mí y para mis hobbies, un tiempo que fundamentalmente dedico a mi familia y a mis tres nuevos nietos. Es un mundo nuevo que me llena de satisfacción ya que en su momento no les dediqué a mis hijas el tiempo que les debí dedicar.

¿Qué mensaje transmitiría a todos los pacientes de cáncer?

Yo les daría un mensaje de optimismo, que no dudaran nunca en hacer una consulta ante la más mínima sospecha de que puedan estar afectados por la enfermedad ya que el éxito del cáncer está en su diagnóstico precoz en todos los tumores, porque el diagnóstico precoz es prácticamente igual a curación de la enfermedad. Hoy en día se dispone de un arsenal en el manejo terapéutico del paciente oncológico que nos ha permitido en muchos casos llegar a cronificar la enfermedad y aumentar de una manera clara tanto la supervivencia de los pacientes como ofrecerles una mejor calidad de vida.

Sobre la Fundación ECO

La Fundación ECO es una plataforma de expertos formada por jefes de servicio de Oncología Médica de los principales hospitales españoles. Está orientada a conseguir la excelencia y la calidad en la Oncología y por ello busca y desarrolla soluciones y herramientas que permitan avanzar en la lucha contra el cáncer. Los profesionales que integran la Fundación ECO fomentan la calidad de la especialidad en tres ámbitos: asistencia al paciente, formación especializada e impulso de la investigación.

Departamento de comunicación de la Fundación ECO

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ponte al día de todas las novedades y noticias sobre la Fundación ECO.

Suscríbase a nuestra Newsletter

* campo requerido

Estamos por terminar... Necesitamos que confirme su dirección de correo electrónico. Para completar el proceso de suscripción, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Share This